“El apocalipsis es la máxima ironía del cristianismo, en la cual no manifiesta su impotencia, sino la confesión de que la humanidad tiene que fracasar necesariamente, siendo los hombres lo que son”

Rene Girard (1923-). Antropólogo francés.

“Y seguí viendo. Cuando abrió el sexto sello, se produjo un violento terremoto; y el sol se puso negro como un paño de crin, y la luna toda como sangre, y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera suelta sus higos verdes al ser sacudida por un viento fuerte;
y el cielo fue retirado como un libro que se enrolla, y todos los montes y las islas fueron removidos de sus asientos;y los reyes de la tierra, los magnates, los tribunos, los ricos, los poderosos, y todos, esclavos o libres, se ocultaron en las cuevas y en las peñas de los montes.
Porque ha llegado el Gran Día de su cólera y ¿quién podrá sostenerse?”

Apocalípsis de Juan

En nuestra web sale más cuca la propaganda y se puede meter baza: www.mismamente.org/blog

El apocalipsis

Can Resolis. En el Carrer Tordera 28, en Plaça Raspall. Barrio de Gràcia
Jueves 21 de octubre 20.30 a 23. 10 euros, que incluyen:

a) 2 consumiciones a elegir entre café, té, vino, cerveza, refresco;
b) tapeo elegante: papas bravas, tortilla, croquetas, etcétera

c) la actividad, por supuesto

Se trata de un Cafelito especial dado que el moderador Lorenzo Baravalle se despide rumbo a sus orígenes berlusconianos. No se va a presentar con El Popolo della Llibertá pero volverá a su piamonte natal. Mientras tanto, la organización esta exprimiendo a sus mejores expertos en R.R.H.H para encontrar un nuevo filósofo moderante.

El tema de la semana es bastante rompedor. Significa “revelación, mostrar algo que estaba oculto”. Por un lado, era un asunto muy de moda antes de 1945, cuando no había peligro real de Apocalipsis. Curiosamente, desde que las naciones disponen de unos buenos arsenales nucleares, o sea, cuando el apocalipsis puede producirse, el tema ha pasado de moda.

Algunos hablan del apocalipsis como metáfora. Para ellos, la solución a las ilusiones o las esperanzas que luego inevitablemente te conducen a la decepción, es dar por seguro un cierto catastrofismo. Catastrofismo sin el cual, no afrontas los embates de la vida sin la serenidad suficiente. Para otros, el apocalipsis no es sólo una metáfora sino que es verdad, es la única profecía que se cumplirá. En este aspecto podríamos distinguir un par de visiones apocalípticas. El apocalipsis rollo maya, en el cual, los humanos actuamos pasivamente y desaparecemos y el apocalipsis clásico del Nuevo Testamento en el cual somos nosotros los que desencadenamos la Segunda Venida de Cristo. De esta manera, muchos ultracristianos se manifiestan descaradamente en contra del progreso científico porque afirman que él no traerá otra cosa sino la posibilidad de autodestruirnos con más facilidad.

Bien pensado, en lugar de la apocalíptica, la salida aparentemente más insólita para el ser humano sería la contraria al apocalipsis, la del happy-end de Hegel en la cual colonizamos otros planetas y al final el universo entero.

Así pues, encomendándonos a lo peor, esperamos vuestra asistencia este jueves. Esperemos que si cae un unhappy meteorito en el Atlántico, que lo haga tras la francachela que nos ocupará.

lorenzomismamente@gmail.com (moderador)   615553407
raulmismamente@gmail.com (comisario)         651147461

Anuncios

Un comentario »

  1. Jose sahagun dice:

    Megusta y es verdad.
    El final sera desastroso.
    La luna sevolvera sangre.
    Y la tierra se estremesera.
    Desde salt lake city.utah.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s