“Las obras no se acaban, se abandonan”
Paul ambroise Valéry (1871-1945) Escritor francés.

“Lo que a menudo nos impide abandonarnos a un vicio es que tenemos varios”

François de La Rochefoucauld (1613-1680). Moralista francés.

Visite la web del café:

www.mismamente.org/blog

El abandono

Can Resolis. En el Carrer Tordera 28, en Plaça Raspall. Barrio de Gracia

Viernes 20 de marzo. 20.30 a 22.30. 10 euros, que incluyen:

a) 2 consumiciones a elegir: café, té, vino, cerveza, refresco;

b) tapeo elegante: papas bravas, tortilla, croquetas, etcétera

c) la actividad, por supuesto

Puede que la elección del tema deje perplejos muchos cafeteros, ya que en un primer momento vienen a la cabeza imágenes de perros (muy poco filosóficos) abandonados en carreteras (muy poco seguras) por sus dueños (no muy buena gente). Luego aparecen bebés dejados delante de la puerta de un hospital en una fría noche de invierno, en puro estilo Dickens. Pero finalmente nos damos cuenta de que a todos nos ha pasado que nos abandonaran, o abandonáramos a alguien, en un momento de necesitad; así como muchas veces hemos abandonado una idea o un propósito, o nos hemos abandonado a algo.

La etimología de la palabra es bastante reciente. Deriva del francés del siglo XI: laisser a bandon, expresión en la que se evidencia la idea de dejar algo a merced del poder de cualquiera (ya que la raíz germánica ban define un mando o una jurisdicción). Efectivamente, cuando hablamos de abandono no nos referimos simplemente a un dejar o a un olvidar: dejar una bolsa en un asiento de un tren es algo neutro respecto al olvidarlo involuntariamente o al abandonarlo adrede. En este último caso, en particular, aceptamos la posible consecuencia de que alguien pase por allí y se lo lleve.

Puede que el abandono tenga a que ver con la traición, ya que el soldado que abandona su propio bando está traicionando sus compañeros y su nación, aunque parece ser mas débil y a la vez mas profundo. Abandonar no es necesariamente pasarse al lado enemigo: es curioso, pero de alguna forma el que abandona se abandona, deja de creer aunque sea por un momento lo que creía antes, pierde su fe y sus convicciones. El abandonar y el abandonarse, en esta perspectiva, no serían cosas diferentes sino las dos caras de la misma medalla: el rechazo de cualquier responsabilidad sobre un objeto (o idea o persona) y sobre si mismo.

Os esperamos, no nos abandonéis ni os abandonéis…

Contactar con

lorenzomismamente@gmail.com (moderador)   677361143

raulmismamente@gmail.com (comisario)         651147461

Anuncios

Un comentario »

  1. Borja dice:

    Fue un Café más que bueno. Y conocí a una chica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s