“El hombre tiende por naturaleza a ser curioso”
Aristóteles. (384 a.c – 322 a.c) Filósofo griego.


“No tengo talentos especiales pero si soy profundamente curioso, es un milagro que la curiosidad me sobreviviera a la educación reglada”
Albert Einstein. Físico alemán.

La curiosidad
Can Resolis. En el Carrer Tordera 30, en Plaça Raspall. Barrio de Gracia
Viernes 15 de febrero. 20:30 a 22:30.
10 euros.
El precio incluye:
a) 2 consumiciones a elegir: café, té, vino, cerveza, refresco;
b) tapeo por un tubo: papas bravas, tortilla, etcétera
c) la actividad, por supuesto.


Se nos ha ido el moderador a Lisboa unos meses y mientras tanto el comisario mirará de capear el temporal. Algunos sugirieron que el precio subiera porque ahora tienen más tiempo para hablar pero por esta vez seremos austeros.

Esperemos que pese a la baja de Lorenzo, la moderación no brille por su ausencia en los cafés. Para ello pido colaboración hasta que el comisario se aclimate a su nuevo status polifacético.

El tema de esta semana es uno de esos temas curiosos que ponemos para enganchar a esos que no se atreven a debutar y luego vienen una vez y ya no hay quien se pueda librar de ellos. La curiosidad

En determinados ambientes parece que uno esta obligado a demostrar que lo sabe todo de puertas afuera. De esta manera, la ausencia de curiosidad es vista como una virtud, en la medida en la cual esconde una hipotética imperfección propia. Contra esta conducta no vendría mal aquel viejo consejo de que “el que pregunta es tonto una vez y el que no pregunta es tonto siempre”. No obstante, espero que ningún lector me negará una especie de auge en reprimir la expresión de la curiosidad.  Por los motivos que sean.

En relación al café es la oportunidad para aquellos curiosos/osas que no acaban de recibir el empujoncito necesario para acudir pero que tienen la “curiosidad” incorporada. Todos aquellos que no se atreven a debutar y luego cuando hacen pop ya no hay stop ni manera de librarse de ellos. Esos que al final terminan los viernes con las mismas cervezas y los mismos amigos, abortando la curiosidad cafetera inicial, perdido ya el desparpajo de la niñez

Hay un concepto íntimamente ligado con la curiosidad, y además no lo pusimos en ningún Café filosófico MismaMente, se trata del misterio. La curiosidad encuentra no sólo interrogantes sino incluso misterio allí donde aparecía una evidencia de perogrullo. Se dice que por donde pasaban Atila y sus Hunos no crecía la hierba. En el caso de la curiosidad, no sólo no crece la hierba, sino que la abona con un curioso brebaje: la pregunta.

Es preciso avisar con antelación para poder preparar la comida y que no estemos muchos, porque entonces es un cacao.

Contactar con:

raulmismamente@gmail.com (moderador y comisario)                 651147461

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s