Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.

Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.


Algo habrá de malo en la riqueza cuando a todo el mundo le da vergüenza confesar que la tiene.
Noel Clarasó (1905-1985) Escritor español.

Tema: La vergüenza

BAR LENNON. En la placeta John Lennon (valga la redundancia). Barrio de Gracia

Viernes 30 de marzo. 20:30 a 22:30

8 euros
El precio incluye dos consumiciones a elegir: café, té, vino, cerveza, refresco;
¡Y elegantes pinchos!

Una muchacha que nunca vino al café filosófico nos sugirió que pusiéramos como tema la vergüenza, que es el motivo por el cual nunca viene. Es un tema con una fascinante relación con la culpa. Así como la culpa viene después de haber cometido el acto, la vergüenza viene antes, es la que nos impide cometerlo.

Todos tenemos vergüenza.Cuando somos jovencitos pese a que nuestra abuela nos dice que el que tiene vergüenza ni come ni almuerza. Más tarde en la adolescencia todos hemos sufrido en nuestras carnes la vergüenza de confesar nuestro deseo erótico. En la Universidad hemos tenido vergüenza a la hora de alzar la mano, pese al dicho de que s i haces una pregunta eres tonto una vez y si no la haces eres tonto siempre.

En ocasiones uno decide combatir la vergüenza. La mayoría recurrimos a emborracharnos . Lo cual tiene el plus de que al día siguiente nadie te llamará sinvergüenza, sencillamente porque ibas borracho y no cuenta. Otros por el contrario se deprimen amablemente, o incluso acuden al café filosófico MismaMente.

El gran Aristóteles dice que la vergüenza no es una virtud sino un defecto propio de la adolescencia, donde vivimos entregados a la pasión y por tanto estando como estamos expuestos a muchas faltas optamos por la tremenda decisión de encerrarnos en el cascarón, paralizados. Poco importa que las cosas sean vergonzosas verdaderamente, incluso la acción más virtuosa, encerrados en la vorágine de los afectos, nos resultará vergonzosa.

También para Aristóteles, la vergüenza nunca se dará en un hombre recto, ya que aquella es fruto de las malas acciones, y un hombre de bien nunca cometerá malas acciones ni sentirá vergüenza de la deshonra que pueda producirle una buena acción en un contexto de malvados viciosos. Por ejemplo, si Aristóteles dialoga con un extraño en el metro, pese a que todos lo miren con desconfianza, el seguirá concentrado en el diálogo, pasando olímpicamente del deshonor que procuran inflingirle los hombres viciosos del metro.

Finalmente, para Aristóteles, la única manera de perder la vergüenza es luchar y seguir luchando, aunque nunca la perdamos del todo.

Así pues este viernes lucharemos juntos. Recuerden que no está permitido traer armas de fuego al envite.

Es de vital importancia avisar con antelación de la presencia en el café, para así preparar el pica-pica de acorde a la asistencia.

Contactar con:

lorenzomismamente@gmail.com 677361143
raulmismamente@gmail.com 651147461

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s